Ismael Rivera

Ismael rivera

El sonero mayor

Ismael “Maelo” Rivera es un personaje imprescindible en nuestra historia cultural por establecer nuevas tendencias en la música puertorriqueña.

Bautizado como el “Sonero Mayor” por el cubano Benny Moré, es recordado porque como cantante gozaba de unas virtudes sin igual, con un dominio ejemplar de la clave, un buen fraseo y un maravilloso arte de la improvisación.

Uno de sus grandes méritos fue transformar las formas de nuestro canto popular al ritmo de su “Maquinolandera” y su “Arrecotín arrecotán”, con un sentimiento callejero que dignificó a “Las caras lindas” de nuestra gente negra y pobre.

Su trayectoria nos dejó un legado que trasciende la maravilla de sus interpretaciones, consignadas en “Las tumbas”, “La Perla”, “Colobó”, “La soledad” y “Las ingratitudes”.

La historia de un juglar ejemplar

Nacido el 5 de octubre de 1931, en Santurce, Ismael Rivera debutó en 1954 como cantante profesional junto a la Orquesta Panamericana del maestro Lito Peña. Su primer éxito fue “Chacha in blue”, aunque se recuerda más por su interpretación de “Charlatán”.

En 1955 se une a El Combo de Rafael Cortijo, su amigo y compadre, y se coloca como una de las mejores voces de nuestro país con sus majestuosas vocalizaciones de “El bombón de Elena” y “El negro bembón”, haciendo bailar a todos “Con la punta del pie”, siempre con un peculiar “Saoco” que sólo podía disfrutarse con “Tambores africanos”.

Con el Combo de Cortijo permanece hasta el 1962 cuando, de regreso a la Isla después de una gira musical por Panamá, es ingresado a una prisión en Lexington, Kentuky, al ser acusado junto a Rafael Cortijo de posesión de drogas. Ambos cumplieron 4 años de cárcel.
A su salida de prisión, en 1966, se reintegra a la agrupación de Cortijo y graba los discos “Bienvenido” (1966) y “Con todos los hierros” (1967). Pero sus deseos de explorar otros rumbos lo llevaron a instalarse en la ciudad de Nueva York, donde originó, a finales de la década, su banda Los Cachimbos, con la que grabó 11 discos.

Su próximo junte musical con su compadre fue el 25 de junio de 1974, en un concierto celebrado en San Juan con los integrantes originales del Combo. El encuentro derivó el álbum “Juntos otra vez”, que fue reeditado en 1982 con el nombre de “Ismael Rivera: Sonero Número 1”.

Recordado por su grito de “ecuajei”, Maelo nos regaló un repertorio musical maravilloso que transita varios géneros caribeños, matizados con una línea temática diversa y que hoy son una discografía inmortal que es referencia obligada para el estudio de la música popular puertorriqueña.

Sus melodías contaron historias, como “Micaela”, “Juan José”, “La hija de la vecina”, “Perico”, “Madame Calalú”, “La gata montesa”, “Los apuros de Miguel”, “La sazón de abuela” y “El pilón de Tomasa”.

Su voz le cantó a “Borinquen” y también hubo expresiones románticas como “Tonto del amor”, “Lágrimas puras”, “Besitos de coco”, “Dueña de mi inspiración” y “Ella no merece un llanto”.

Fue un perpetuo intérprete del más sincero sentimiento popular. Destacado por su capacidad interpretativa y audaz en el tránsito rítmico, convirtió sus vocalizaciones en joyas.

Al momento de su muerte, el 13 de mayo de 1987 a los 56 años de edad, había descendido en fama, aunque su presencia musical siempre gozó de la veneración de los melómanos.

Su trayectoria artística se elevó como nunca, engrandecida por el recuerdo de los miles de puertorriqueños que todavía cantan “Mi negrita me espera”, “Incomprendido”, “Oriza”, “Perfume de rosas”, “Cúcala”, “El chivo”, “Cara de payaso”, “Mi libertad eres tú”, “La llaman solita”, “Dime por qué”, “Hasta mañana”, “Traigo salsa”, “El pañuelito”, “De todas maneras rosas”, “Hola” y “Lo dejé llorando”, entre otras.

La herencia que nos deja la figura de Ismael Rivera supera los límites que conforma nuestro pentagrama, llegando a ser digno representante de la elevación de nuestra herencia africana, justo en el momento en que el país disfrutaba de la magna revolución racial que colocó los nombres de Roberto Clemente y Peruchín Cepeda en la cúspide la fama.

Negrura de la pura

Antes de cantante, Ismael Rivera fue limpiabotas y albañil.

Desde niño construía instrumentos rudimentarios para alborotar por el vecindario.

En 1952 ingresó al ejército y fue licenciado por no hablar inglés.

Su salida de la Orquesta Panamericana fue por un lío de faldas.

Inició su participación en el Combo de Cortijo cobrando $32.80 semanales, una cantidad menor a los $55.00 que ganaba como albañil.
Dos de sus interpretaciones más famosas, “Maquinolandera” y “Las ingratitudes”, fueron escritas por su madre, Margarita Rivera García (“Doña Margó”).

En Nueva York, cantó con Tito Puente y grabó un disco para el sello Fania, convirtiéndose en 1979 en el artista mejor pagado por esa casa disquera junto a Celia Cruz.

En su carrera llegó a acumular una fortuna de $3 millones.

La muerte de Rafael Cortijo, el día de su cumpleaños en el año 1982, le afectó al extremo de perder la voz y se dice que desde ese día no volvió a ser el mismo.

En 1983 no pudo cantar más tras sufrir cáncer en la garganta.

Antes de morir, disfrutó de un homenaje que le prepararon en el coliseo “Roberto Clemente”.

Fue fiel devoto del Cristo Negro de Portobelo, a quien dedicó la canción “El Nazareno”, escrita para él por su amigo Henry Dávila.

Bobby Capó le escribió el tema “Las Tumbas”.

Fue el mejor intérprete de Tite Curet Alonso.

Murió la tarde del miércoles 13 de mayo de 1987, en su casa, sentado en una silla y sobre el hombro de su madre

“Meribelemba”

En 1948 Ismael Rivera era conguero del Conjunto Monterrey dirigido por Monchito Muley, en el que Cortijo era bongocero.

Como sonero, Maelo no versaba en un espacio fijo, sino que soneaba encima de las voces del coro y siempre en clave.

Gozaba de un dominio instintivo de la clave con un uso extenso de la polirrítmia.

Fue autor de las frases “maribelemba”, “ecuajey” y “sacude zapato viejo”.

Compuso el tema “Besito de Coco” que popularizó Celia Cruz.

Fue autor de “Sola vaya”, “Arrecotin arrecotán”, “Amor salvaje”, “Aquí estoy, ya yo llegué”, “La cumbita”, “Mi libertad eres tú” y “El que no sufre no vive”.

Grabó un tema soul, “Yo no quiero que te enamores”, en el disco “Soy feliz” (1975).

En 1981 fue la sensación del concierto de Bob Marley y sus Wailers, en París y ante la expectación de 75,000 personas.

Fue el primer cantante negro de música popular en aparecer en televisión y en una producción cinematográfica nacional: “Maruja” (1959), seguido por su participación en el filme italo-francés “Calypso” y la cinta italiana “Mujeres en la noche”.

Trascendencia de El Sonero MayorÁlbum de recuerdos

Historia de la salsa

Ismael Rivera

(5 de octubre de 1931 – 13 de mayo 1987)

De niño fue limpiabotas y de joven albañil.

Antes de cantante, Ismael Rivera fue el conguero del Conjunto Monterrey dirigido por Monchito Muley, en 1948. Rafael Cortijo era el bongosero.

De la mano de Rafael Cortijo, Ismael Rivera debuta profesionalmente en 1954 como cantante en la Orquesta Panamericana, dirigida por Lito Peña.

Ese mismo año (1954) acepta la invitación de su compadre Rafael Cortijo para grabar “El bombón de Elena”, en el disco “Cortijo y su Combo: Invites you to dance”.

Luego de “El bombón de Elena”, Ismael Rivera graba su primer disco 45 rpm con la Panamericana, el cual incluía los temas “Beautiful Girl” y “Charlatán”.

En “Beautiful Girl” el sonero canta en inglés, mientras que “Charlatán” fue su primer gran éxito con la Panamericana.

Los temas “El bombón de Elena” y “Charlatán” se pegaron en la radio simultáneamente.

Ismael Rivera se destacó por su inigualable estilo interpretativo y por contar con un verbo exquisito para la improvisación con un amplio sentido de la clave.

Hace varios años, el músico Lito Peña, refiriéndose a Ismael Rivera, comentó, durante una entrevista en el programa “Sábado de bohemia”, conducido por Rafi Torres en WKAQ Radio Reloj, que “tan pronto lo conocí me di cuenta que estaba frente a una persona sumamente inteligente”.

Fue el primer hijo de Margarita Rivera García y Luis Rivera Esquilín.

El cantante tuvo cuatro hermanos: Diego, Laura, Ivelisse y Tommy.

Su madre, Doña Margó, era natural de Gurabo, y hay quienes afirman que El Sonero Mayor nació en el denominado “Pueblo de las Escaleras” y que cuando apenas tenía meses de nacido se fue a residir a Santurce, donde cosechó su vida.

Murió a lo 56 años de edad, al lado de su madre, Doña Margó, en su residencia en la calle Calma de Villa Palmeras.